Introducción al mundo Dubitativo. Parte I

Comenzando a indagar en el maravilloso mundo de las dudas podremos, tal vez, encontrar respuestas o, por el contrario, más dudas de las que teníamos originalmente en nuestras olvidadizas, ingenuas e influenciables mentes.

Con esta entrada comienzo (o intentaré comenzar) una larga reflexión sobre diversas situaciones del pensamiento, comportamientos que creemos verdaderos y son infundados (a veces impuestos). No puedo evitar nombrar grupos filosóficos, religiosos, sociales y muchos tantos otros que directa o indirectamente han ido creando el pensamiento social que existe hoy día en este mundo hipócrita y manipulado.

Antes de empezar, habrá que tener bien claro ciertos conceptos sobre la creencia, la fe y por supuesto como algo fundamental las posibles posturas que se tengan respecto a ideas filosóficas, religiosas y demás.

Empezaremos por las diferentes formas de pensamiento respecto a todo aquello que nos rodea desde milenios atrás. Somos billones de seres humanos y solo nos englobamos en pocas y diferentes posturas.

Una vez las comprendamos podremos comenzar con el siguiente paso. Ahí comenzarán mis preguntas. A ver si juntos encontramos respuestas….

La primera, cada vez mas extendida:

El Ateísmo.

Bases del Pensamiento ateo

El ateísmo niega la existencia de dioses y otros entes sobrenaturales y la influencia de éstos en el orden universal. Algunas religiones que niegan la existencia de dioses como el budismo y el jaonismo no son ateas ya que contienen una gran cantidad de elementos sobrenaturales como ser la creencia en la reencarnación.El ateísmo es apoyado tanto por hechos comprobados científicamente como por las incongruencias de la fé religiosa. En su crítica a las creencias, los ateos por ejemplo señalan la antropomorfía de los dioses, es decir a sus caracteristicas humanas, como ser la capacidad de pensar y comunicarse. También el hecho de que el hombre es el punto central de la creación divina, demuestra ser un signo del egoismo humano.

Un ateo no cree en fenómenos sobrenaturales y tampoco en ninguna fuerza inexplicable que gobierne el mundo. El mundo se puede explicar con ayuda de la investigación científica y el razonamiento lógico. La escaséz en la capacidad de observación y de la inteligencia colocan límites al entendimiento de la realidad, pero eso no es ninguna prueba de que lo sobrenatural exista.

Más información aquí

Una vez comprendida la postura atea. Vamos a conocer la Agnóstica.

El agnosticismo es la creencia de que la existencia o no de Dios es un asunto superfluo en tanto que no forma parte esencial de la condición humana, aunque sí lo sea de la cultura y de la historia humana. Quienes profesan agnosticismo no son necesariamente antirreligiosos, siendo respetuosos de todas las creencias que proceden de una reflexión individual y honesta, y no de un interés egoísta, de la desesperación o de la presión del entorno. El agnóstico entiende la fe sólo como una opción personal de cada individuo que él no comparte.

La palabra agnóstico proviene del griego a (no) y gnosis (conocimiento) y fue acuñada por Thomas Henry Huxley en una reunión de la Sociedad Metafísica en 1869. En ella definió a los agnósticos como a las personas que niegan tanto el ateísmo como el teísmo y que aseguran que no es posible hallar respuesta a la duda metafísica de la existencia de un poder superior o Dios.

Desde entonces el término ‘agnóstico’ también ha sido usado para designar aquella persona que, aunque no considera que sea incognoscible la existencia de Dios, cree que las evidencias a favor y en contra de la existencia de una deidad no resultan concluyentes, por lo que se muestra indecisa sobre el tema.

Más información aquí

Tras conocer estas dos posturas veamos la siguiente.

El Teísmo

Este término designa toda concepción filosófica que admite la existencia de un absoluto personal Y trascendente (Dios), oponiéndose por tanto no sólo al ateísmo (negación de Dios), al deísmo , al panteísmo (identificación de Dios con el todo), sino más radicalmente todavía al nihilismo

Tradicionalmente el teísmo filosófico se compromete en la construcción de una teología filosófica, es decir, de un discurso sobre la existencia y sobre la esencia de Dios que contiene los argumentos (o las vías) que llevan a la razón humana a admitir esa realidad como principio y fundamento trascendente del universo y de la historia.

En el pensamiento posmoderno el teísmo filosófico tiende a veces a conjugarse con el fideísmo, o sea, con la renuncia al ejercicio de la razón natural frente a lo Trascendente cuya existencia se admite sin embargo gracias al don de la fe.

Más información aquí

El Deísmo

El deísmo es una filosofia religiosa que deriva la existencia y la naturaleza de Dios, de la razón y la experiencia personal, en lugar de hacerlo a través de los elementos comunes de las religiones teístas como la revelación directa, la fe o la tradición. La mención de Dios en este artículo se refiere más a un Creador u Organizador (Demiurgo) que al Dios Abrahámico.

Los deístas típicamente también tienden a rechazar los eventos sobrenaturales (milagros, profecías, etc.) y a afirmar que Dios no interfiere en la vida de los humanos y las leyes del universo. Por ello, a menudo utilizan la analogía de Dios como un relojero. Lo que para las religiones organizadas son revelaciones divinas y libros sagrados, la mayoría de deístas entiende como interpretaciones inventadas por otros seres humanos, más que como fuentes autorizadas. Los deístas creen que el mayor don divino a la humanidad no es la religión, sino la habilidad de razonar.

Más información aquí

El Nihilismo

El nihilismo, del latín nihil (nada) e ismus (doctrina, movimiento, práctica de) es la “actitud” filosófica, puesto que no es una tendencia filosófica estrictamente definida, de negación de todo principio, autoridad, dogma filosófico o religioso. El nihilismo es una posición filosófica que argumenta que el mundo, y en especial la existencia humana, no posee de manera objetiva ningún significado, propósito,verdad comprensible o valor esencial superior, por lo que no nos debemos a éstos.

El nihilismo hace una negación a todo lo que predique una finalidad superior, objetiva o determinista de las cosas puesto que no tienen una explicación verificable; por tanto es contrario a la explicación dialéctica de la historia o historicismo. En cambio es favorable a la perspectiva de un devenir constante o concéntrico de la historia objetiva, sin ninguna finalidad superior o lineal. Es partidario de las ideas vitalistas y lúdicas, de deshacerse de todas las ideas preconcebidas para dar paso a una vida con opciones abiertas de realización, una existencia que no gire en torno a cosas inexistentes.

En este sentido el nihilismo no significa creer “en nada”, ni pesimismo ni mucho menos “terrorismo” como suele pensarse, si bien estas acepciones se le han ido dando con el tiempo a la palabra. De todas formas hay autores que al nihilismo, entendido como negación de todo dogma para dar apertura a opciones infinitas no determinadas, le llaman “nihilismo positivo”, mientras que al sentido de negación de todo principio ético que conlleve la negligencia o la autodestrucción le llaman “nihilismo negativo”

Más información aquí.

Anuncios

5 comentarios en “Introducción al mundo Dubitativo. Parte I

  1. Tengo que decir que me encanta esta iniciativa, y la seguiré “religiosamente” hahah. Pero tengo una pregunta: ¿Todas las posturas que reseñas son esencialmente metafísicas, no? Es decir todas las doctrinas o filosofías que intentan explicar o posicionarse ante el dilema de la existencia o no de algo sobrenatural y su relación con lo natural, osea con nosotros. ¿Me equivoco?

    • Exacto Ojos Tristes ^^

      Es un comienzo para ir encajando como ve o como podría ver cada ser humano la existencia / creencia de algo sobrenatural o no (enfocado evidentemente a las religiones). La postura de cada uno ante lo que tenemos siempre delante día a día.

      Se usan expresiones muy típicas como “Adios”, “Dios mío” etc y no somos conscientes de que con ellas estamos inconscientemente ligados a unos dogmas o formas de vida impuestos con el paso del tiempo. Esto ya se verá mas adelante … 😛

      Los criterios de cada uno para entender e intentar explicar lo que no entendemos y sabiendo con que postura nos identificamos formular preguntas y recapacitar sobre qué es lo “socialmente correcto”, lo que es “relativo” y lo que es “falso”.

      Por supuesto documentandonos sobre el principio de estas creencias y buscando una lógica o mas bien entendimiento a el pensamiento actual, el cual evidentemente varía enormemente de un individuo a otro.

  2. Pingback: Mundo Dubitativo – Parte II « Claroskuro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s